SIGANOS EN    

facebooktwitter

Miércoles, 26 Abril 2017

Asi es muy dificil

Domingo 08 de Diciembre de 2013 21:24

alt

Chaco For Ever tan sólo empato sin goles ante Juventud Antoniana por a 17ª fecha del Torneo Argentino A. Los salteños quedaron con nueve hombres. Tuvo dos penales a favor, ambos atajó Ezequiel Viola, a Aldo Visconti  y Alfredo Barlesi respectivamente. Los albinegros fueron superiores en todas las líneas pero no pudo romper el marcador en blanco. Y sobre el final,  llegó lo peor, los barras ingresaron al campo rompiendo el alambrado olímpico y el juez lo suspendió por falta de garantías a los 43 minutos del complemento. Antes en el primer tiempo los barras ya habían arrojado una bomba de estruendo sobre la humanidad del arquero Ezequiel Viola que quedó aturdido. Una locura que puede perjudicar a For Ever.

Es cierto que el equipo nunca encontró la regularidad en los 17 partidos disputados, es cierto que algunos futbolistas no estuvieron a la altura del certamen y por eso algunos, fueron desvinculados, es cierto que ante Juventud Antoniana tuvo todo para ganarlo, dos penales a favor, dos hombres menos en el rival y una decena de situaciones para marcar, y no lo hizo por ineficacia en la definición. Ahora, también es cierto que hoy la realidad lo ubica en una zona desesperante de la zona del descenso. Pero nada de esto justifica la actitud irracible de los delincuentes de fútbol que se esconden detrás de una camiseta que dicen amar y lo único que hacen es perjudicar al club que los representa. La noche del sábado fue testigo de un nuevo accionar demencial de los barras que durante el primer tiempo arrojaron una bomba de estruendo al arquero Ezequiel Viola, quien quedó aturdido y sino no fuera por la voluntad del guardameta y del juez el cotejo no seguía. Pero quienes no iban a tener voluntad de jugarlo, creyendose dueños de la tribuna, del campo del juego y del ámbito del fútbol eran los barras bravas. Estos inadaptados saltaron al campo de juego a retirar las bandera, no sin antes romper el alambrado. El juez observó esa anormalidad y pidió la intervención de la seguridad, que a decir verdad actuó sin la celeridad que el momento ameritaba. Primero fue uno, luego dos y así fueron saltando los barras como dueños del momento. Al punto que dos quisieron robarle la ropa al delantero Aldo Visconti ante la pasividad de los agentes del orden.

 

El juez harto de la situación y sin las garantías dadas resolvió suspender el encuentro ante la intolerancia de los inadaptados que le dieron un golpe de Nock Out al equipo que dicen querer y lo único que hicieron fue perjudicarlo, dañarlo, burlándose del resto de los verdaderos hinchas que más allá de masticar la misma bronca entiende que el fútbol no es una condición entre la vida y la muerte. Un final de año de los menos imaginado, con el equipo en zona de descenso y con los delincuentes del fútbol arruinando el trabajo de dirigentes que hacen un esfuerzo sobre humano para mantener un proyecto que tiene como fin mantener la categoría. 

For Ever cerró el año con un segundo semestre para el olvido, y pensar que no se han cumplido todavía seis meses del tan soñado ascenso y mucho menos de los festejos del cumpleaños número 100 de los albinegros. Estos inadaptados son intolerantes con todos, porque entonces la justicia debe mantener la tolerancia hacia aquellos que sólo les importa delinquir, lastimar y perjudicar. Sólo nos queda una pregunta. ¿Con que sanción pagará For Ever?

 

El partido

Esta claro que antes hubo un partido que terminó inconcluso, pero la locura de los violentos tiró por tierra todo conceptó futbolístico. Durante el trámite For Ever fue ampliamente superior en todas las líneas a Juventud Antoniana, lo superó en cada sector del campo y generó en todo el cotejo una docena de situaciones que sino fuera por el arquero Ezequiel Viola hubiese terminado en goleada. Lucio Gómez mostró su mejor versión jugando por derecha, Nicolás Silva siempre insinúo en tres cuartos de cancha y fue el artífice de todos los ataques albinegros. Lisandro Alsugaray también se las ingenió para armar juego y hasta de tener posibilidades en el arco rival. Juventud Antoniana propuso muy poco, Rodrigo Abadie fue casi un espectador de lujo.

Y llegaron los penales. Primero fue Visconti en el primero tiempo y el flaco le pegó mordido y el arquero Viola se lo atajó contra el palo derecho, desperdiciando la chance de sacar ventaja. Luego fue Barlesi, el volante sobre los 35 minutos ejecutó el penal de manera displicente, quiso picar el balón y el arquero Viola se quedó parado y sacó el remate al tiro de esquina. Esa situación pegó duro en elo anímico, For Ever ya no fue el equipo que había generado tantas situaciones durante el juego y fue buscando el destino de empate que se iba a decretar con la suspensión del juego.

 

Afuera hubo corrida y balas de goma

Cuando la suspensión se consumó, en las afueras del estadio hubo corridas, la policía disparo postas de goma para disuadir a los violentos y hubo detenidos. Según fuentes oficiales habrían sido 5 los policias lesionados en una gresca generada en el acceso de la barra brava al estadio. Las mujeres y niños debieron ingresar por el campo para evitar encontrarse con los incidentes sobre calle 14.

 

Síntesis:

Chaco For Ever 0: Rodrigo Abadie; Rolando Ricardone, David Romero, Juan Matto (ST 41’ Garcia Chamut) y Dante Bareiro; Lucio Gómez (ST 25’ Dujaut), Miguel Benítez (ST Tabaqui), Alfredo Barlesi y Lisandro Alsugaray; Aldo Visconti y Nicolás Silva. DT: Fulgencio Alfonso.

Juventud Antoniana 0: Ezequiel Viola; Emanuel Martínez; Ezequiel Palacios, Rodrigo López y Juan Pablo Cardenas; Ruben Molina (ST: 35’ Marin), Gustavo Ortíz, Matías Fernández y Nicolás Aguirre (ST 10’ Aybar); Marcos Litre y Rodrigo Sánchez (ST 37’ Saez). DT: Mauro Laspada.

Incidencias: Expulsados: Ezequiel Palacios y Emanuel Martínez en Juventud Antoniana  PT: 19’ Viola le contuvo un penal a Visconti. ST: 35’ Viola le contuvo un penal a Barlesi. 43’ Suspendido por falta de garantías.

Arbitro: Sebastian Mastrangelo (Bien)

Estadio: Juan Alberto García.

 
top